Prosopometamorfopsia: cuando las caras parecen demonios

Ver las caras de los interlocutores con los rasgos faciales distorsionados hasta parecer figuras «demoníacas» es la consecuencia de una enfermedad muy rara conocida como prosopometamorfopsia (PMO, por sus siglas en inglés), cuyos efectos duran entre varios días hasta años. Ahora la Universidad de Dartmouth (Estados Unidos) es la primera en proporcionar visualizaciones precisas y fotorrealistas de las distorsiones faciales experimentadas por un individuo con PMO.

Powered by WPeMatico