¿Por qué compramos décimos de lotería de Navidad de manera compulsiva?

Aunque llevamos años temiendo la cuesta de enero, es diciembre el mes que hay que temer ya que los gasto se disparan pensando que ‘todo vale’ y el consumo parece justificado ante el derroche de las fiestas navideñas. Los gastos en regalos, comidas, cenas, decoración y ropa están justificados, sin embargo hay uno más que se dispara, la lotería de Navidad, cuya compra termina siendo compulsiva para una gran parte de la población que nunca juega.

Powered by WPeMatico