Pon en práctica estas dos herramientas para vencer a tu hambre emocional

   Todos comemos en algún momento de manera emocional. No porque tengamos ese hambre fisiológico, sino porque a través de la comida queremos solventar una emoción que nos inquieta. ¿Cuántas veces al niño que se cae luego le damos una galleta para que se consuele?¿Te acuerdas de la película de Bridget Jones que se comía la tarrina de helado tras cortar con su novio?

Powered by WPeMatico