La ‘trampa’ de dulces y patatas fritas: cambian nuestro cerebro para que queramos comerlos

Investigadores del Instituto Max Planck de Investigación del Metabolismo de Colonia (Alemania), en colaboración con la Universidad de Yale (Estados Unidos), han demostrado que los alimentos con alto contenido en grasa y azúcar alteran nuestro cerebro: si comemos regularmente incluso pequeñas cantidades de ellos, el cerebro aprende a consumir precisamente esos alimentos en el futuro.

Powered by WPeMatico