El acceso desigual a los servicios de salud genera diferencias en la esperanza de vida

Esperanza de vida. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado la última actualización de las Estadísticas Sanitarias Mundiales (World Health Statistics 2019).

Esta serie, disponible desde 2005, es una mirada anual que realiza la OMS sobre el estado de la salud mundial y a partir del año 2016 se ha enfocado en el monitoreo del progreso para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En la edición del 2019 se incluye la información más reciente sobre 36 indicadores de los (ODS), relacionados con la salud.

Por primera vez este año, las Estadísticas Sanitarias Mundiales de la OMS han sido desglosadas por sexo. En opinión del Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS esto «es vital para comprender a quién se está dejando atrás y por qué».

«Detrás de cada número de las Estadísticas Sanitarias Mundiales hay una persona, una familia, una comunidad o una nación. Nuestra tarea es utilizar estos datos para tomar decisiones políticas basadas en la evidencia que nos acerquen a un mundo más sano, más seguro y más justo para todos».

El reporte pone de relieve la necesidad de mejorar el acceso a la atención primaria de la salud en todo el mundo y de aumentar su utilización. Asimismo, destaca que:

  • – Las mujeres viven más que los hombres en todo el mundo, especialmente en los países ricos.
  • – En los lugares donde las mujeres pueden acceder a los servicios de salud, las muertes maternas disminuyen, lo que alarga la esperanza de vida de las féminas.
  • – En muchas circunstancias, los hombres recurren menos a los servicios de atención de la salud que las mujeres.
  • – Los hombres tienen muchas más probabilidades de morir por enfermedades no transmisibles prevenibles y tratables y por accidentes de tránsito.
  • – Entre 2000 y 2016, la esperanza de vida al nacer a nivel mundial aumentó en 5,5 años, concretamente de 66,5 a 72,0 años. La esperanza de vida sana al nacer -el número de años que una persona puede esperar vivir con buena salud- aumentó de 58,5 años en 2000 a 63,3 años en 2016.
  • – Existe una diferencia de 18,1 años en la esperanza de vida entre los países más pobres y los más ricos.

-Reporte (en inglés, PDF, 1.2 MB)
-Comunicado de prensa

Edición: MSc. Dra. Patricia Alonso Galbán

Recogido por Elizabeth Boyx Acosta en http://www.sld.cu