Cuestionan la necesidad de determinadas pruebas de diagnóstico en las complicaciones de la terapia CAR-T

Es posible que la resonancia magnética (MRI) y la punción lumbar (LP) no sean siempre necesarias para diagnosticar y tratar una complicación neurológica grave asociada con la terapia CAR-T, según un nuevo estudio de la Sociedad Estadounidense de Hematología publicado en su revista ‘Blood Advances’. En cambio, los hallazgos validaron aún más el uso del electroencefalograma (EEG), una prueba no invasiva que mide la actividad eléctrica en el cerebro, para controlar esta neurotoxicidad.

Powered by WPeMatico